¿DÓNDE ESTÁ DANI?

Suelo escribir cuentos; a veces la gente se mosquea, otras, les provoco una sonrisa. Creo que nunca había cedido un espacio de mi blog para algo que no fuera una historia de ficción con tintes reales, pero esta vez, esta única vez, lo que ha pasado con Daniel Zamudio me ha superado. No sólo porque lo que le ocurrió fue terrible, sino que puede sucedernos a cualquiera mientras no se legisle y se castigue esta clase de crímenes. Ya no hace falta ser homosexual, ni moreno, ni negro, ni nada que salga de los cánones de la “normalidad”; ahora cualquiera puede hacernos daño empuñando el odio como única arma.

A veces hay noticias tristes y sé que en Somalia hay mucha gente muriendo, que hay pobreza en España, que hay crisis, que estamos pagando los años de abundancia abultada (inflada como un globo) en que los chavales dejaban los estudios para ir a trabajar a la construcción. Muchos se compraron coches y se hipotecaron de por vida, ahora no hay ni coche, ni hogar… sólo deudas. Sé que hay muchas otras noticias tristes: terremotos, hambruna y desgracias en general, pero para eso está la tele, para olvidarnos de todo esto y ver las vidas de los ricos, de todos aquellos que se aprovecharon de nuestra estupidez y sacaron partido de ello. No me voy a extender, no vale la pena.

Leí este artículo hace unos días y sentí tanta rabia que llegué a perder la fe en la justicia. Las historias se repiten. A la Derecha chilena no le interesa velar por la seguridad de nadie, ni le interesa concienciar a nadie sobre la igualdad ni sobre cómo aceptarnos, con nuestras diferencias. Sólo les interesa enriquecerse y desviar la atención. Mientras tanto la Izquierda chilena se frota las manos para volver a su posición cuando la gente se harte de Piñera, ellos volverán y comenzará el nuevo ciclo de ladrones con título que en connivencia con los medios de comunicación,  se encargan de mantener la línea divisoria entre los que les siguen e idolatran y los que cada día pierden seres queridos a esperas de que la ley algun día funcione para todos por igual. No os preocupéis: en España estamos bien, tenemos un Rey que piensa que la justicia es igual para todos mientras su yerno Urdangarin (por el momento) se libra de la cárcel por chorizo. Pero no os preocupéis, chilenos, la injusticia está de moda y no olvideis jamás las palabras del Rey Juan Carlos: “La ley es igual para todos” (animalico de él que vive aun en el Barroco)

Políticos en general, pobres ignorantes que sólo saben sacar la vuelta y robar, no saben ni sabrán nunca que en la diversidad está la mayor riqueza. Ellos quieren que nos uniformemos, que votemos las mismas ideas fascistas, que nos callemos, que no demos nuestra opinión, que les bailemos la cueca, que nos idioticemos haciendonos fans de cualquier cosa, que compremos, que nos olvidemos de ellos para que puedan arrancarnos nuestra idiosincracia y moldearnos a su antojo. Luego habra quien les vuelva a votar pensando que peor es lo desconocido. Hemos crecido en dictadura, no sabemos lo que es la libertad y les hemos dejado el paso. Las ideas extremistas se han plantado en nuestro país, el odio ya está aquí (lo ha estado desde siempre, pero las ideas neonazis se han hecho fuertes y, realmente, no lo entiendo… ¡¡pero si somos todos negros, descendientes de mapuches, de atacameños, diaguitas, yaganes, onas y criollos!!.. ¡de donde han sacado la idea de que hay en Chile gente superior, si unos pocos de apellidos foráneos piensan que, por ese simple hecho, ya se es mejor persona! ¡Pero cuánta estupidez! ¿Acaso Luciano Cruz-Coke sabía lo que decía cuando en el Festival de Viña se refería al cantante Emanuel como “raro”, que no le gustaba la “gente rara” y “que se fuera”?  Me recuerda a la pobreza de espíritu que hay en España con los títulos nobiliarios y la fama improvisada. Pensar que se es mejor por cosas materiales, por el color del piel, por una tendencia sexual, por creencias religiosas o políticas, por un poco más de opio del pueblo. Es triste, y lo es más cuando se cumplen los deseos de gente que quiere la muerte de todos los que sean diferentes. Somos todos diferentes, si lo pensamos bien, somos todos diferentes. Si empezamos a matarnos por esta razón, al final, sólo quedará el más fuerte porque insisto TODOS SOMOS DIFERENTES, y ésa es la mayor riqueza del ser humano. Pero esto es algo tan difícil de inculcar, que cansa repetirlo una y otra vez. Los fascistas,y los ciegos que les apoyen y voten, jamás se darán cuenta de su error hasta que no sufran el dolor de perder a alguien esperanzo la aprobación de las leyes que políticos les prometieron aprobar.

El cambio nunca vendrá si en nuestros hogares seguimos inculcando temer a aquel niño pobre, ese niño “colita”, ese otro que nos da miedo porque es hijo de extranjeros. El cambio nunca vendrá mientras miremos para otro lado… mientras nos haga gracia el chiste del mariconcito en la tele. Gente simple ¡Cómo no va a ser fácil manipularnos!

Y luego no quedará más que lamentarnos, colgaremos la noticia en nuestro Facebook y nos sentiremos bien porque a vista de todos estamos mostrando que nosotros no apoyamos eso, para quedar bien y sentirnos mejor. Mañana nos olvidaremos, iremos al trabajo, veremos la tele, iremos al cine, amaremos a nuestros seres queridos, viviremos nuestras vidas, haremos todas esas cosas que DANIEL ya no podrá hacer. Pero poco nos importará, porque todos los días muere gente en el mundo.

El nuestro es un mundo a medias, no sólo Chile lo está.

Texto adaptado del 28/03/12, anónimo colocado en el frontis de la Posta Central mientras Daniel se moría:

“Perdón Daniel por este país a medias, perdón, porque inexplicablemente volveremos a idiotizarnos con el fútbol y los realities de turno. Y tu muerte será una cronología más de este Chile de mierda”. Perdón, porque no fuimos capaces de mostrarte otro mundo, perdón por esa oscuridad a la que nuestra indiferencia y falta de interés te ha arrastrado. Perdón por nuestros niños, porque siguen la senda establecida de la burla. En este mundo de burla contra los gordos, los feos, los fletos (gays), los cojos, los tuertos, las putas, los narigones, las solteronas, los culones, los indios de mierda y los comunistas asquerosos que habitan esta incómoda costumbre chilena de encasillar y despreciar. Perdón, porque no vivirás para disfrutar de la mano, abrazado a quien hubieses elegido para amar, una tarde de domingo. Perdón por tanto perdón, pero es que he intentado entrar en tu socorro profundo y me lo ha impedido la frialdad, el fútbol, los realities, la discriminación, la Fe idiota, el sermón anticuado, la hostia recocida, el cura y la monja ignorante, el evangélico espumoso de la Plaza de Armas, el centro comercial, mis tarjetas de crédito, mi cuenta bancaria, mi ideología política y corrupta,  mi gobierno fascista de turno, las tetas de la mina de la tele, el gol de Alexis Sánchez, el ovni que vio la Maldonado, la teleserie de la noche… Perdón, pero tengo que terminar de algún modo y no sé por dónde. Perdón, porque seguiremos nuestra vida a medias, a trancazos, a bofetadas, pero siempre a medias. Y perdón, porque este país que hemos soñado se deshilvana con las ideologías de un Dios sexista, opresor y homofóbico. Perdón por nuestras leyes obsoletas. Perdón por nuestros chistes a la diferencia, por nuestra superficialidad agarrada al consumo diario de tanta televisión. Perdón por la clase política que tenemos: Una clase política que da vergüenza. 

Perdón por tanto perdón, perdón, porque hemos creado un Dios a nuestro antojo y conveniencia. 

Perdón a tu madre por no estar en sus internos desgarrándonos con su dolor”

No olvidéis sus rostros, porque no se hará justicia. No olvidéis sus rostros porque os vais a cruzar con ellos en la calle porque van a ser absueltos porque la injusticia está de moda…

FUENTES: Vivian Rivera (mi amiga, a quien le cogí la triste noticia de su muro)

ENLACES:

http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2012/03/28/perdon-daniel-zamudio-por-este-pais-a-medias/

http://www.chileinforma.com/noticias/8318.shtml

http://www.cristianosgays.com/tags/daniel-zamudio/

loscuentosdefranbarrera

Sobre loscuentosdefranbarrera