EL HOMBRE Y EL ÁRBOL

09 - hombrearbol de Carlos Sánchez Hijarrubia

“Esto originalmente era una novela de 800 páginas… pero no os quise dar el coñazo…”

 

Un bellísimo atardecer. El cielo incendiado en llamas. Un bellísimo atardecer teñido de rojo.

Un hombre camina hacia el horizonte pizando descalzo una tierra muerta por un camino abierto por las huellas de alguien que pasó por ahí antes. Un hombre vestido de harapos blancos y sombrero de paja que arrastra una silla de mimbre con una mano y una soga de cuerda gruesa en la otra. El hombre camina resignado hacia la puesta de sol arrastrando cuerda y silla dejando en la tierra la señal de su paso. La silla levanta una diminuta polvareda que se dispersa al cielo. El hombre camina dándonos la espalda hacia el sol.

Un árbol. Un árbol gigantesco a lo lejos coronando una pequeña meseta con el sol que baja a su encuentro apresuradamente. Un hombre con una cuerda y una silla para subir a sus ramas y ser como el fruto prohibido que cuelga al viento hasta que la madurez le haga caer en las manos de quien tenga hambre de carne fresca.

Una hermosa mujer observa unos pies masculinos desnudos a la altura de sus ojos y los muerde como una manzana.

Una muerte que ha valido para alimentar el hambre y el deseo.

Una mujer que se sienta en una silla de mimbre a comer la carne de una manzana con la boca teñida de rojo.

Unos hijos que tienen hambre.

Una mujer camina hacia un atardecer en el horizonte con una silla y una soga buscando un árbol. Un par de niños que le siguen hambrientos.

loscuentosdefranbarrera

Sobre loscuentosdefranbarrera