FEOS, HEDIONDOS Y PELUDOS

feo hediondo y peludo

Micro-cuento en 5 minutos

Mi padre era de aquellos que pensaba que, un hombre que se preciara de tal, tenía que ser: feo, hediondo y peludo (especialmente cuando regresaba del fútbol hecho unos zorros)

Mira -le decía mi madre-, si un hombre es feo y no se puede remediar, pos seguro que algo tiene que te haga olvidar que es más feo que un pie. ¿Que un hombre es peludo? Si eso molesta, pos que se depile; ¿que no?, pues mira, eso en invierno seguro que viene bien… ¡Pero que sea hediondo! pues eso sólo le puede gustar a otra hedionda como él. ¡Así que partiste a la ducha!

loscuentosdefranbarrera

Sobre loscuentosdefranbarrera