RIESGOS

De: ramonlujan@brasilonline.br

Enviado: Martes, 14 de febrero de 2012, 12:52:36

Para: gerencia.ceo@consultora.ralliarta.es

CC: rrhh.ceo@consultora.ralliarta.es; empresa@consultora.ralliarta.es; ccoo.ceo@consultora.ralliarta.es; sradelalimpieza@consultora.ralliarta.es; ladelagarita@consultora.ralliarta.es

Hola

Buenas tardes a toda la empresa

Seguramente no os acordaréis de mi. Da igual, de todos modos este mail va dirigido especialmente a la Gerencia de Ralliarta, la consultora donde actualmente trabajáis.

Hace exactamente dos años fui despedido. Yo no encajaba en el espíritu de la empresa ni satisfacía el perfil requerido. No lo sé; algo así se inventó Recursos Humanos para echarme a la calle luego de casi diez años de estar al pie del cañón. Ahora que me acuerdo RRHH aprovechó la reforma del 2012 para echarme a mí y a veinte personas más dándonos una miseria de indemnización. Ahora lo recuerdo bien. El resto de mis compañeros permaneció en sus funciones y pocos alzaron la voz para decir algo; es en estas ocasiones en que uno ve quiénes realmente son tus compañeros y quienes no.

Estuve dos años sin trabajo – no pude encontrar nada -, parecía que algo se había encargado de informar a todo dios de lo que me había sucedido (de hecho de ninguno de los que echaron ese día, todos, absolutamente todos, agotaron el paro y se vieron obligados  emigrar a Alemania y a otros lugares más fríos donde, con mucho sacrificio, pudieron adaptarse –aunque yo no -, a mí me costó lo del idioma, pero al final, de todo se sale. Seguramente esto que os estoy contando os de igual (si vuestros trabajadores no eran más que números, por qué os iba importar ahora lo que os diga un número que está tan lejos). No os voy a aburrir.

El motivo de este mail es más interesante.

Voy a ser escueto: me he ganado el euromillón hace un mes y me he acordado de vosotros como empresa y os quiero proponer un trato. Me gustaría tener una cita con el comité ejecutivo y proponeros la compra del 51% de la empresa; ya sea en acciones, participaciones, beneficios, lo que sea –no estoy muy puesto en estas cosas, pero tengo un bufete de abogados que por unos miles de euros están dispuestos a dejaros en calzoncillos-. Bueno, al lío. Tenéis una semana para pensároslo. En caso contrario que queráis seguir capeando la crisis – como estos dos últimos años – os tengo otra propuesta. Como el premio del euromillón resultó ser la friolera de trecientos millones de euros y, considerando que la plantilla de la consultora actualmente no debe superar a veinte personas (que trabajan por cuarenta), pienso hacer una pequeña donación de un millón de euros a cada uno en 24 horas (o lo que tarden en responderme a este mail con los datos de su cuenta corriente) de modo que, de aquí a dos días, las oficinas de la consultora estarán más vacías que el Bernabeu en un concierto del Arrebato. Si intentáis salir de paso contratando mano de obra barata de E.T.T repetiré la operación.

Seguramente pensáis que es una broma de mal gusto, pero me encantaría que bajarais a la recepción y vierais con vuestros propios ojos a la segurata dando gritos (le he enviado un pequeño presente en metálico que hará que deje su puesto de inmediato y tendréis que bajar, con vuestros huevos, a abrir la barrera para salir en vuestros coches) ¿A que soy majo?

Id avisando a vuestro departamento de control de riesgos porque tenéis entre manos uno de los grandes.

A propósito, he llamado a un par de canales de televisión (de esos que contratan chavales a quinientos euros para perseguir a la Pantoja) y están esperando a que salgáis para sacaros en antena en el noticiario del mediodía. Mañana tendréis el doble de periodistas y, os aseguro, la productividad del último día de vuestros trabajadores, será nula.

Vais a desaparecer como consultora con un sonoro ¡Pof!

Por último, quiero que sepáis que actualmente vivo en Brasil donde me ocupo de un par de negocios de hostelería que van viento en popa con esto del Mundial de Futbol 2014. Si en algún momento os veis apretados os puedo enviar una oferta de trabajo para que podáis emigrar ahora que los ciudadanos españoles son mano de obra barata en Sudamérica. El ofrecimiento está así que ya sabéis.

Como veis en el fondo no debo ser tan mala persona. Comencé este mail amenazándoos con quitaros todo y lo acabo ofreciéndoos trabajito.

Pensároslo.

Atentamente: Ramón Luján, antiguo empleado Consultora Ralliarta.

De: gerencia.ceo@consultora.ralliarta.es

Enviado: Martes, 14 de febrero de 2012, 17:00:01

Para: ramonlujan@brasilonline.br

CC: rrhh.ceo@consultora.ralliarta.es; empresa@consultora.ralliarta.es; ccoo.ceo@consultora.ralliarta.es; sradelalimpieza@consultora.ralliarta.es; ladelagarita@consultora.ralliarta.es

Buenas tardes Don Ramón

Nos ponemos en contacto con usted primero para agradecer que nos haya escrito y nos haya contado qué ha sido de su vida. Nos alegra mucho el premio que le ha tocado y nos hace mucha ilusión que comparta su alegría con nosotros.

Antes de seguir nos gustaría ponerle en antecedente. Hace dos años aproximadamente Ralliarta quebró de manera intempestiva y echó a todo el mundo a la calle sin indemnización –por lo que entiendo que debería darse con un canto en los dientes que al menos usted alcanzó a pillar algo-. Luego de eso la empresa se declaró en suspensión de pagos a proveedores, de servicios y de cuanto hay que pueda requerir obligaciones.

Somos una pequeña empresa – un locutorio, vaya – y, cuando nos enteramos que las oficinas de la consultora salían a subasta pública, nos organizamos entre otros pequeños empresarios y las compramos. Lo que vino después de seguro que se lo imaginará: nos liamos a poner paneles pa’rriba y pa’bajo y, lo que antes fue una consultora, ahora es un taller de corte y confección que da empleo a quince chinas a sueldo mínimo, una cafetería que a la vez es peluquería (no me pregunte cómo, pero la picardía de la gente es así), un mini call-center de dónde sólo se oyen quejidos pornográficos, una zapatería donde también se hacen apuestas, un salón de belleza donde te hacen las uñas y luego te inyectan botox francés en las tetas y una carnicería que vende de todo menos carne (pero eso no es asunto mío). Con la compra de las oficinas de la consultora nos quedamos hasta con los dominios de correo electrónico que usaban y, de hecho, soy el único que los sigue recibiendo (eso le da un caché importante a mi locutorio)

Voy a ser claro: le he contado lo que me ha escrito a toda la gente de aquí y están todos encantados con la donación que comenta. De hecho están todos flipando y alguna hay por ahí que se ha arrancado a llorar a lágrima viva.

Con respecto a la oferta de trabajo en Brasil la acepto encantado porque estoy un poquito hasta lo huevos de mandar faxes y fiar lo del Internet a los tres gandules que vienen a diario. ¿Dónde hay que firmar?

Ahora que lo dice creo que la empresa quebró porque uno de sus empleados se ganó un premio parecido al suyo y tuvo la misma idea que usted (pagarle a los empleados para que dejaran el puesto tirado mucho, pero mucho menos dinero del que usted ahora ofrece) ¡Ahora entiendo que todos salieran en el periódico con una sonrisa de oreja a oreja a pesar de no tener indemnización ni nada!

Bueno, que no me quiero liar: todos aquí aceptamos su oferta y nos quedamos la espera de su respuesta. ¡Ah y gracias por el paquete! Me va a venir de perlas el dinerillo que venía dentro pa reformar el locutorio y que sepa que aquí están todos encantados con que mañana vengan los de la tele ¿No será uste amigo de la Belen Esteban? (si, aún vive)

Atentamente: Gerencia de Locutorios Ralliart

PD: A propósito, cómo algo sé de informática (que pa eso he montao un locutorio), me he tomado la molestia de averiguar l dirección IP desde la que escribe y me complace saber que está usted en mi tierra: Tomelloso. Un saludo para mis coterráneos. ¡Qué lindo es Tomelloso, con sus suaves inviernos y sus agradables veranos!

De: ramonlujan@brasilonline.br

Enviado: Martes, 14 de febrero de 2012, 16:32:10

Para: gerencia.ceo@consultora.ralliarta.es

CC: rrhh.ceo@consultora.ralliarta.es; empresa@consultora.ralliarta.es; ccoo.ceo@consultora.ralliarta.es; sradelalimieza@consultora.ralliarta.es; ladelagarita@consultora.ralliarta.es

Buenas tardes

Estimado señor o señora:

Veo que ha sido una confusión bastante lamentable. Disculpad vuesas mercedes.

Si la Empresa, como me contáis, ya no está, pues la oferta no se hace extensible a la empresa que ocupe sus instalaciones.

PD: Si os escribo desde Tomelloso, es porque he tenido que viajar de urgencia desde Río de Janeiro a ver a mi madre que está muy malita y muy mayor. Pero el fin de semana me regreso a Brasil, que lo sepáis.

¡Olvidaros de mí! ¡Fascinerosos!

loscuentosdefranbarrera

Sobre loscuentosdefranbarrera